ABADIA DE GLASTONBURY

La Abadía se encuentra en pleno centro de Glastonbury. Solo quedan sus ruinas pero aun así, se siente la fuerza de lo que en su día tuvo que ser esta colosal construcción.

Se cree que cuando estuvo en pie, pudo haber tenido el aspecto que muestra la maqueta.

dscn4656b

Enmarcada dentro de un recinto de casi 14 hectáreas, contiene un micro mundo donde se palpa en el aire toda su historia y leyenda.

Se dice que esta iglesia fue fundada mucho antes que la iglesia de Roma, por José de Arimatea, contando con la ayuda y conexión Druídica y en honor a la Diosa. Más tarde se dijo que José de Arimatea hizo construir aquí una iglesia en honor a la Virgen Maria.

Pero se sabe también que mucho antes, José de Arimatea traía aquí a su joven sobrino Jesús para que fuera educado en los misterios de la Diosa ya que los Druidas y Druidesas lo reconocieron como una reencarnación del legendario guerrero celta Cu Chulain y que por eso le llamaban el Archidruida.

En el año 704 bajo el mandato del Rey Ine, se construyó en este paraje una iglesia en honor de San Pedro y San Pablo, y este centro de culto se convirtió en  el monasterio más rico y más visitado del país donde llegaban peregrinos de todas partes de Europa.

San Dunstan fue Abad entre los años 940 y 956, y, un incendio devastador destruyó casi por completo el edificio en el año 1184.

Sus posteriores abades la reconstruyeron con la ayuda de donaciones hasta que con el reinado de Enrique VIII y sus malas relaciones con la iglesia de Roma, cesaron los donativos y cuidados tanto para ésta como para otras fundaciones, ensañándose particularmente con la Abadía de Glastonbury, llegando incluso a asesinar por decreto, al abad de la época Richard Whiting.

Fue Thomas Cronwel quien mando ejecutarlo brutalmente acusándolo de alta traición al rey. Resulta anecdótico que un año más tarde, el propio Thomas Cronwel también fuera acusado de alta traición y ejecutado.

12-articulo-abadia-de-glastonbury

La Abadía, Glastonbury, Avalon, Druidas, Druidesas…. todo quedo en el olvido hasta el siglo XIX con el resurgir de las leyendas artúricas. De alguna manera, fue Arturo, el Grial y la Dama del Lago quienes impidieron que las ruinas de la Abadía y la magia y herencia de Avalon fueran destruidas y olvidadas, pues la inspiración de poetas, escritores, pintores y personas sensibles, trajeron de nuevo al presente todo el poder de Avalon, y así hoy en día podemos visitar esta Abadía y sentir toda la grandeza que en este lugar un día fue esplendorosa.

cartel-tumba-arturo-colorFue en 1911 cuando unos monjes extendieron la noticia del hallazgo casual de la tumba del rey Arturo y de Ginebra debajo de una piedra en la que encontraron una cruz de plomo con la siguiente inscripción en latín: “Aquí yace el Rey Arturo de la Isla de Avalon”.

Y más abajo se encontró el esqueleto de un hombre que tenía en sus manos un mechón de pelo rubio que se supuso perteneció a la Reina Ginebra.

Se colocaron estos restos en una tumba de mármol negro frente el altar principal de la Abadía, justo donde hoy en día hay un letrero con la inscripción que vemos en la fotografía.

Se mezcla la historia y la leyenda en un acto continuado de descrédito por parte de algunos monarcas como Enrique II en su afán de desprestigiar la existencia del rey Arturo, los Druidas, y todo lo que a religión pagana o católica tuviera referencia, por lo que aquí, como en otros lugares mágico-sagrados, tenemos que centrarnos en lo que nuestra intuición y nuestro corazón nos diga.

viaje-a-avalon-octubre-2003-040De todas las ruinas, el edificio de la cocina del Abad, es lo que mejor se conserva y actualmente podemos asistir a una pequeña visita turística en la que el amable y elocuente Abad, nos ofrece una muestra de cómo era la vida allí en la Edad Media, que alimentos se cocinaban, como se condimentaban, y bastantes más anécdotas todas ellas interesantes.

Se dice que algunas noches el fantasma del Abad, que injustamente fue ajusticiado, ronda por este lugar.

Hoy en día la Abadía pertenece al fideicomiso diocesano de las ciudades de Bath y Wells.

Emblemático de Glastonbury es el cuervo y aquí, en la Abadía podremos ver cuervos en todos los magníficos árboles.

Para la tradición celta, los árboles son de vital importancia (como podrás ver en otro apartado) y aquí en la Abadía, podemos conectarnos al ejemplar por el que cada uno de nosotros se sienta atraído.

Especiales son los manzanos. La misma palabra Avalon quiere decir manzano, siendo además, el árbol y fruto de la Diosa.

Dentro del recinto de la Abadía sigue estando el antiguo huerto de los manzanos de las sacerdotisas de la Diosa.

©Nina Llinares

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *