MI VINCULO CON AVALON

La palabra Avalon rondaba en mi cabeza desde que era pequeña. Quizá se quedó ahí después de oírla en alguna película del rey Arturo, la Tabla Redonda, el mundo de las Hadas…. O quizá estuvo desde siempre resonando en mi corazón.

Jamás deje de creer en las realidades paralelas, y esta convicción en el mundo de las hadas y de la fantasía que forma parte de casi todos los niños, no se marchitó cuando deje de ser niña.

Casi tenía 30 años cuando buscando un autorregalo de cumpleaños cayeron en mis manos los libros “Las Nieblas de Avalon” de la escritora Marión Zimmer Bradley. Leí los cuatro libros en un solo fin de semana. Se puede decir que literalmente me traslade a la magia de Avalon durante esos días.

Y sin embargo, no fue hasta unos años más tarde que me enteré que Avalon realmente existía. Sería muy largo (aunque apasionante) contar todas las sincronicidades que me llevaron físicamente a la antigua Isla de Avalon, Glastonbury, en el sur de Inglaterra.

1-preentacion-articulo-mi-vinculo-con-avalon

Casualmente, este viaje también fue otro autorregalo de cumpleaños.

Y también, casualmente, el primer día de mi llegada, estando en el Pozo del Cáliz, dieron la noticia por la radio de que la escritora de las Nieblas de Avalon terminaba de morir, dejando por escrito su deseo de que sus cenizas se esparcieran desde el aire sobre Glastonbury. Así amaba esta maravillosa mujer a este mágico lugar.

Todos los regalos que allí recibí, todo el poder que allí espera a todo Iniciado (iniciado es toda persona que se compromete consigo misma a iniciar en cada vida el camino de la única maestría que existe: la de conocerse a sí mismo), todo lo que allí se me entrego, fue para que lo trasmitiera, puesto que la magia y el sacerdocio de Avalon nunca se recibe por primera vez; allí no llegan nunca extraños: si en tu corazón has oído la llamada a este poderoso lugar, no lo dudes, Avalon, la Isla Sagrada te llama de nuevo para que vuelvas a recoger algo que es tuyo y allí permanece esperándote, pues yo solo soy una mensajera, una antigua sacerdotisa de Avalon igual que tú, que aceptó el compromiso de recordarte que el poder de la Luz allí sigue vivo.

Es la bendita magia de Avalon quien te llama y no lo creas porque yo te lo esté diciendo… solo escucha a tu corazón.

©Nina Llinares
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *